loader image

15 de agosto: La camioneta verde se viste de Cuasimodo

Escrito por Fundacion Alberto Hurtado

Desde hace poco más de 20 años, todos los 15 de agosto, en la fiesta de la Asunción de la Virgen, los cuasimodistas escoltan al Santísimo hasta el santuario del Padre Hurtado y esta vez no será la excepción. Con un llamado de convocatoria a las 10:30 hrs., la caballería se reunirá en la calle Portales, mientras que los peatones y los estandartes partirán desde Ruiz-Tagle con Ecuador.

A las 11:15 hrs. se dará inicio a la procesión, donde se espera que se presenten más de 300 jinetes y que culminará con una misa a la chilena en el santuario. Para los cuasimodistas, este homenaje a aan Alberto Hurtado posee un gran significado, ya que al igual que ellos es un exponente representativo de la Iglesia chilena. “La idea es venir a agradecerle al Padre Hurtado y a seguir su ejemplo de cooperación y humildad hacia los más desvalidos. En parte tratamos de hacer lo que hizo él, aunque no le lleguemos ni a los talones”, explica César Abarca. Por eso el 15 de agosto, los cuasimodistas nuevamente saldrán a teñir las calles santiaguinas con lo más profundo de la piedad popular del pueblo chileno.

Una historia de fe

            En tiempos del Chile colonial muchos sacerdotes salían en carruajes con la intención de llevar la comunión a enfermos y lugareños, dado que la Iglesia había establecido la conveniencia de recibir la Eucaristía al menos una vez por año. Sin embargo, comenzaron a aparecer grupos de bandoleros que atacaban a estas comitivas eclesiásticas para robar la indumentaria y accesorios de oro y plata que llevaban, como por ejemplo los copones y los cálices. Fue por este motivo que aparecieron los cuasimodistas, jinetes que acompañaban a los carruajes con la misión de custodiar al Santísimo y resguardarlo en el trayecto. Poco a poco fueron ganando adeptos y formando una tradición que sigue viva hasta el día de hoy y que se hace más presente que nunca cada domingo siguiente a la Pascua de Resurrección, cuando se celebra la Fiesta de Cuasimodo.

César Abarca, relacionador público de la asociación y Vicente Camus, presidente de la organización.

            Pero hoy en día, ser cuasimodista va mucho más allá del día de la fiesta propiamente tal, ya que participan activamente durante todo el año de distintas celebraciones religiosas, siempre cumpliendo con la labor de acompañar al Santísimo. En los años 70’ el padre Domingo Del Álamo fundó la Asociación Nacional de Cuasimodistas de Chile, institucionalizando una tradición que solo ha podido mantenerse viva por medio de la tradición oral, pasando de generación en generación. “Yo he corrido Cuasimodo ya con 4 generaciones”, cuenta César Abarca, relacionador público de la asociación. Tanto él como Vicente Camus, quien actualmente es presidente de la organización, esperan que por esta vía la tradición cuasimodista trascienda y siga con vida, por lo que destacan la alta presencia de jóvenes en las actividades, a pesar de que cada vez es más difícil mantener un caballo en zonas urbanas. 

Tesoros vivos de la fe

            A pesar de todas las dificultades materiales y económicas que puede significar, los cuasimodistas año a año siguen presentándose sin falta a cumplir con su misión, y es que esta es la manera que tienen de profesar su fe. “De repente uno ve que salimos 800 o 1000 personas a la calle y a la misa entran 100 o 150. Su modo de ser es así, qué le vamos a hacer”, dice Abarca. Por otro lado, el presidente de la asociación valora inmensamente el carácter popular y el modo de expresar su fe que tienen los cuasimodistas: “La expresión popular en nuestro pueblo es así. Eso es piedad popular. El hecho de presentarse así en la calle y acompañar al Señor ya demuestra su fe”. Es por este motivo que Juan Pablo II en su visita a Chile definió como un “tesoro vivo” a esta tradición única en el mundo.

Más Noticias

Comparte esto:

"La alegría o el dolor, es siempre la visita de Dios."