loader image

18 de agosto 2018: Un día para recordar

Escrito por Fundacion Alberto Hurtado

Más de 20 mil jóvenes peregrinaron este año a la Tumba del Padre Hurtado y muchos se quedaron luego a la oración cantada dentro del Santuario. Fue una jornada intensa e inolvidable, que nos mostró una iglesia joven y viva.

La peregrinación o caminata de la solidaridad, organizada por la Vicaría de la Esperanza Joven, siempre se realiza el tercer sábado de agosto. Este año, el tercer sábado coincidió con la fecha exacta 18 de agosto, día de San Alberto. Es el día en que tradicionalmente el Presidente en ejercicio visita la Tumba durante la mañana y en que celebramos la Hora Santa a las 4 de la tarde. Este año, tuvimos que adelantar algunas de estas actividades y vivir las vísperas.

Las vísperas

El día 17 de agosto el Padre Hurtado estuvo muy visitado por peregrinos y amigos. Por la mañana, la Facultad de Derecho de la Universidad Católica celebró una misa en la Tumba, para recordar los 100 años del ingreso de San Alberto a esa casa de estudios. Hoy es su patrono. La misa fue celebrada por todos los egresados de esa Facultad que hoy son sacerdotes.

El día 17 también vivimos una emotiva hora santa en la Tumba del Padre Hurtado, en la que cantó el Padre José Yuraszeck, capellán del Hogar de Cristo. Aunque esta hora siempre se reza el mismo día 18, entre las 16 y 17 hrs. recordando la agonía de San Alberto, este año se debió adelantar con motivo de la caminata.

Un largo e intenso 18 de agosto

Como todos los años, esperábamos la visita del Presidente de la República en ejercicio. Este año, el presidente Sebastián Piñera llegó junto a la primera dama, Cecilia Morel, y al Ministro de Desarrollo Social Alfredo Moreno. Luego de una breve ceremonia en la Tumba del Padre Hurtado, el presidente recorrió el Museo del Padre Hurtado.

Por la tarde, la Peregrinación de la Solidaridad que congregó a unos 20 mil jóvenes llegó a las 17 hrs. frente al Santuario, donde se celebró una multitudinaria misa. Los asistentes repletaron las calles y luego peregrinaron hasta la tumba de San Alberto. En este día el papel de las Servidoras del Padre Hurtado es clave, ya que además de recibir a los peregrinos, evitan atochamientos y saber guiar la procesión.

Luego, para finalizar el día, vivimos una emotiva oración cantada junto a Cristóbal Fones S.J.

Más Noticias

Comparte esto:

"El amor de Dios, de todo se sirve para mi bien. Dios prevalecerá y yo en Él, y esta confianza me alentará hasta la muerte."