loader image
#Chile una misión por cumplir: El Padre Hurtado y el sentido social

El miércoles 11 de octubre tuvimos un seminario en el Colegio San Ignacio Alonso Ovalle, dirigido a directivos y profesores de colegio, para conocer el programa “Hurtado Ciudadano”, dirigido a estudiantes de 2° a 4°, para formarse en el sentido social, elaborado en el programa como competencia para la formación ciudadana.

En este, tuvimos la oportunidad, entre otras cosas, de profundizar en lo que él llama “sentido social”, que es el hilo conductor que tenemos en la Fundación Padre Hurtado para los próximos años, y el valor que queremos proponer a nuestro país. Creemos que puede ayudar al diálogo ciudadano, a formar la concepción de ciudadanía tan necesaria para los niños, niñas y jóvenes que se están educando (¡y también para nosotros los adultos!). Nos invita a ponernos en el lugar del otro, ser empáticos, interesarnos por los demás y a cuidar
de los intereses del otro, superando el individualismo.

Las “escuelas granjas” para niños, niñas y jóvenes fueron una manera que tuvo Alberto Hurtado de
responder a la realidad de su tiempo, desde el sentido social. En ellas, estos jóvenes y niños, algunos de los
cuales vivían en la calle, se educaban para volver a la sociedad como trabajadores calificados. En la foto, Casa
n°4 Escuela Granja – Javier Errázuriz Valero (Colina)

Les compartimos algunos párrafos de San Alberto sobre el sentido social, y los invitamos a reflexionar en los comentarios sobre la importancia de plantear en la educación una noción de ciudadanía como la contenida en estas líneas. Estos párrafos están tomados de “Humanismo Social”, libro que escribió como un “ensayo de pedagogía social”, “para despertar el sentido social de los católicos”:

Algunos no creen en la existencia de un sentido social y aun se burlan de su nombre. ¿No hay acaso sólo cinco sentidos? Fisiológicamente sí, pero psicológicamente no (…) El sentido social es aquella cualidad que nos mueve a interesarnos por los demás, a ayudarlos en sus necesidades, a cuidar de los intereses comunes. Si ensayamos una definición más cabal, podemos decir que es aquella aptitud para percibir y ejecutar prontamente, como por instinto, en las situaciones concretas en que nos encontramos, aquella que sirve mejor al bien común. Quien tiene sentido social, comprende perfectamente que todas sus acciones repercuten en los demás hombres, que les producen alegría y dolor y comprende, por tanto, el valor solemne del menor de sus actos. (…) Por consiguiente toda falta, aunque sea secreta, repercute en el cuerpo social, afecta a los demás. El hombre con sentido social no espera que se presenten ocasiones extraordinarias para actuar. Todas las situaciones son
importantes para él, pues repercuten en sus hermanos. (El sentido social) es previo a las realizaciones sociales y aun a la cultura social: tiene el valor del apetito; si éste no se despierta, ¿de qué: sirve preparar la comida? (…) Nuestro sentido social deja mucho que desear como unánimemente lo reconocemos. Hay, pues, que avivarlo, educarlo, orientarlo. Si la educación no consigue formar ciudadanos penetrados de sentido social, no ha logrado lo que de ella esperaba la sociedad.

(Humanismo Social)

¿Qué es para ti el sentido social? ¿Crees que el sentido social es una virtud necesaria hoy? ¿Por qué?
¿En qué lo ves? ¿Cómo crees que podría ayudarnos en la construcción de un Chile mejor? ¿Tú, como
crees que estás llamado a vivir el sentido social? ¡Los leemos!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu Correo

Podremos enviarte información importante sobre nuestra Fundación, noticias, blog e invitaciones a diversas actividades, además de contenido del Padre Hurtado.
Newsletter