loader image

En la Tumba del Padre Hurtado: USEC conmemora los 70 años desde su fundación

Escrito por Fundacion Alberto Hurtado

 

Foto Inicio

El 24 de mayo de 1948 el Padre Hurtado reunió a un grupo de jóvenes industriales de la época, invitándolos a formar una asociación que difundiera y aplicara la Doctrina Social de la Iglesia, los valores cristianos en la sociedad y al interior de sus fábricas. 70 años después, la USEC (Unión Social de Empresarios, Ejecutivos y Emprendedores Cristianos) reúne a cientos hombres y mujeres de empresa en Chile y trabaja en conjunto con instituciones similares de todo el mundo.

Para dar dio inicio a la celebración de este 70 aniversario, este 24 de mayo USEC quiso celebrar una misa en la Tumba del Padre Hurtado, su fundador. La misa fue oficiada por los sacerdotes Fernando Montes S.J. y Samuel Fernández. Más de 40 hombres y mujeres de empresa concurrieron a esta Eucaristía en que se agradeció por la inspiración, dedicación y trabajo de todos quienes han pertenecido a la institución y se dio inicio a las actividades de aniversario que se realizarán durante el resto del año.

El presidente de USEC, Ignacio Arteaga, recordó la reunión inicial en que el padre Hurtado convocó a cinco jóvenes industriales –nombre con el que se llamaba a los empresarios de aquella época– para que formaran una organización que asegurara el “diálogo y buena sintonía con lo que la doctrina social de la Iglesia exige a empleadores y empleados”, dijo.

El primer presidente de la recién fundada “Unión Social de Industriales Católicos”, USIC (su nombre inicial), fue Jorge Matetic Fernández.

La misa se realizó en la Tumba de san Alberto Hurtado, pues “quisimos volver simbólicamente al entusiasmo de esa primera hora, porque cada uno de nosotros recibió un llamado a vivir su actividad empresarial como una noble vocación, y tenemos la oportunidad de dejar una huella”, dijo Ignacio Arteaga.

En su homilía, el padre Samuel Fernández situó la fundación de USEC en el contexto de la vida del padre Hurtado. “Él venía llegando de Europa, donde fue a conocer experiencias de organizaciones sindicales y empresariales. Y uno puede ver una evolución en el pensamiento del padre Hurtado tras esos viajes: comienza a convencerse de que el modo como se organiza la sociedad influye en la superación de la pobreza, que ya no basta con buenas actitudes personales. Y fue pionero en Chile en ver la vocación particular de los empresarios en ese contexto. El lugar que ustedes los empresarios ocupan en la sociedad les permite provocar cambios que no pueden hacer ni los políticos ni los sacerdotes”, dijo.

Más Noticias

Comparte esto:

"La Iglesia necesita, no demostradores, sino testigos… testigos de su amor."