loader image

#ModoPapa: Preparándose para el 16 de enero

Escrito por Fundacion Alberto Hurtado

Ese día el Papa Francisco se reunirá con alrededor de 120 sacerdotes jesuitas en la Tumba del Padre Hurtado, con 40 acogidos del Hogar de Cristo en el altar mayor de la explanada y con 400 personas provenientes de distintas áreas de la exclusión social de Chile. Además, esperamos el ingreso de un centenar de periodistas chilenos y extranjeros y a cientos de visitantes en los sectores aledaños al Santuario.

La mayor afluencia de personas al Santuario el próximo 16 enero nos ha llevado a querer mejorar y modernizar aspectos importantes de la infraestructura, que luego quedarán para la mayor comodidad de los visitantes y peregrinos. Entre los arreglos que se están efectuando, se incluye el de los baños públicos y de la Capilla San Ignacio, donde se realiza diariamente misa y se imparten sacramentos, especialmente bautizos. Además se está reacondicionando la pileta que circunda la Tumba de san Alberto, para que ésta pueda reutilizar permanentemente el agua.

La Capilla de San Ignacio se está reacondicionando actualmente.

Además de los invitados al Encuentro con el Cristo Pobre, que se realizará en la explanada, calculamos que muchas personas llegarán hasta las inmediaciones del Santuario ese día. Dado el carácter privado de esta visita, ellas no podrán ingresar y por esa razón dispondremos de un escenario en la entrada, con de un par de pantallas. Desde ya, invitamos a todos los vecinos y a quienes quieran seguir desde cerca el encuentro del Papa con el Cristo Pobre, que lleguen a las calles aledañas al Santuario desde las 17 horas el 16 de enero.

En 1987 el Papa Juan Pablo II rezó en la Capilla de las Bienaventuranzas, donde entonces estaba la tumba del Padre Hurtado.

Nos llena de orgullo constatar que el Santuario del Padre Hurtado será uno de los pocos lugares en Chile en ser visitado por dos Papas: Juan Pablo II en 1987 y Francisco en enero próximo. Esto reafirma la misión de este santuario urbano, que además de ser el espacio donde se recuerda a san Alberto Hurtado, es un lugar de encuentro con Cristo a través del reconocimiento del sufrimiento de los demás. Como señaló Monseñor Oviedo el día del inauguración del Santuario en 1995: “Toda la inquietud humana marcha hasta aquí buscando alivio. En una interminable caravana, los enfermos, los desocupados, las madres inquietas por la suerte de sus hijos, los jóvenes que se sienten solos e incomprendidos vienen a sepultar sus pesares y a rogar la intercesión del hombre de Dios. Y el Padre Hurtado vuelve esas miradas y esos pasos a Jesús”.

Ilustraciones: Pilar Salazar Littín.

Más Noticias

Comparte esto:

"El amor de Dios, de todo se sirve para mi bien. Dios prevalecerá y yo en Él, y esta confianza me alentará hasta la muerte."