loader image

TREINTA CANTORES A LO DIVINO SE REUNIRÁN A HONRAR AL PADRE ALBERTO HURTADO

Escrito por Fundacion Alberto Hurtado

Este es uno de los tres encuentros nacionales que realizan al año, instancias en las que se mantienen en vigilia toda la noche rezando mediante el canto. Para este Mes de la Solidaridad se reunirán el sábado 6 de agosto en el Santuario de San Alberto Hurtado. 

El Canto a lo Divino es una tradición de la predicación misionera que tiene más de 450 años y que se ha transmitido de generación en generación a nivel nacional. Tuvo su inicio en la forma en que se enseñaba la doctrina de la iglesia con los primeros misioneros: cantando en décimas.

Este Mes de la Solidaridad, inspirado principalmente en la frase del Padre Hurtado: “Una nación, más que la tierra, es una misión que cumplir” les hace especial sentido a los cantores. “Nosotros entendemos el canto a lo divino desde la comunidad, desde el trabajo juntos, nadie canta solo por tener buena voz sino que lo hacemos como una demostración de pertenencia a una comunidad y debemos ser consecuentes en el resto de nuestra vida en la importancia de construir en comunidad”, señaló Francisco Astorga, director de la Asociación Nacional de Cantores a lo Divino donde participan hoy la gran mayoría de los cinco mil cantores que existen en nuestro país.

Este año el Canto a lo Divino en el Santuario del Padre Hurtado tiene una particularidad: jóvenes del Movimiento Apostólico Manquehue compartirán la vigilia con cantores venidos de todo Chile. Ellos se han preparado mucho tiempo para honrar a este santo chileno y son parte de un grupo de jóvenes pertenecientes a distintos colegios, escuelas rurales y movimientos que han querido hacer, del Canto a lo Divino, una tradición cada vez más fuerte en nuestro país.

Para más información sobre el Canto a lo Divino, visita: https://cantoresalodivino.blogspot.cl

Fecha: sábado 6 de agosto, 20:00 hrs.

Lugar: Santuario del Padre Hurtado (Padre Alberto Hurtado, 1090, Estación Central)

Más Noticias

Comparte esto:

"Todos: transformar nuestra vida diaria en apostolado; que nuestro día sea una misa prolongada."