loader image

Un cuento de Navidad escrito por el Padre Hurtado

Escrito por Fundacion Alberto Hurtado

En diciembre de 1947, con el título “Las más felices Navidades”, el Padre Hurtado publicó este cuento en la primera edición de la Revista mensual de El Hogar de Cristo. Lo reproducimos al iniciar este mes de diciembre, pues de una manera muy sencilla sus palabras llaman a nuestras conciencias.

Mamá:

Mira hijito, hace casi dos mil años la Virgen María se puso en camino a Belén. Hacía mucho frío y los campos estaban cubiertos de nieve. Se hace obscuro y no tiene donde pasar la noche. Todas las puertas se le cierran. Lo único que encuentra es una pesebrera de animales. Allí nació el Niñito Jesús tiritando de frío; no tenía cuna ni colchón. La Virgen no tenía otra cama que el suelo de la pesebrera. San José buscó en el monte unos palitos para hacer fuego, para que la Virgen y el Niño no se murieran de frío.

El hijo (que escucha impresionado):

Mamá ¿qué puedo hacer por el Niñito Jesús? Porque yo lo quiero mucho y me da pena que tenga frío, y no quiero que llore.

Mamá:

El Niño Jesús está ahora en el Cielo y no tiene frío; pero hay otros niñitos y hay gente grande a quienes Jesús quiere mucho, que tienen hambre, y que no tienen donde dormir. Lo que tú quisieras hacer por el Niñito Jesús, hazlo por ellos, pues él dijo: “Lo que hiciereis a mis pequeñuelos, a Mí lo hacéis”.

La noche siguiente, al despedirse, la madre de su hijo vio que faltaban los juguetes.

Hijo:

Se los di a un niño pobre, mamacita, para que pase contento el día de Navidad.

Señora, caballero… La historieta tiene lenguaje infantil, pero enseña de cristianismo profundo; es un mensaje para los hombres de buena voluntad, cualquiera que sea su edad. Jesús vive en la persona de sus pobres. El pobre es Cristo, y como hace dos mil años no tiene alimento, no tiene vestuario… Le falta todo.

Estas Navidades: ¿Quiere agradecer a Jesús su venida? ¡Haga algo por sus pobres!

Pregúntese: ¿Qué obra buena puedo hacer estas Navidades?

¿Cómo alegrar a un hermano mío, esta noche de paz, noche de amor?

Mire… Piense… Responda: ¡No tienen qué comer! ¡No tienen donde dormir! Sus quiltros son sus amigos, su familia.

 

Más Noticias

Comparte esto:

"Ningún problema humano en el fondo me puede ser extraño. Que nuestra fe no nos adormezca."